¿Cómo ahorrar dinero utilizando bombillas LED?

El mundo ha comenzado a enfocarse en mejorar su relación con el medio ambiente, incluyendo el ahorro de energía. Es por esto que se crearon las bombillas LED, una alternativa ecológica para la iluminación en interiores.

Sin embargo, el adquirir una de estos puede convertirse en una decisión difícil de tomar. Todas las bombillas tienen diferentes características, como la potencia de lúmenes, el ángulo de apertura de la luz, la temperatura de la luz y que sea adecuada para lo que hacemos en casa.

¿Cómo elegir?

Para comenzar, se debe saber que las bombillas se diferencian por la cantidad de LEDs que contienen. Por ejemplo, pueden contener desde 3, hasta series de 20; o bien, en los materiales de los que estén hechos estos LED. Mientras más densidad de material activo, más eficiente y cara es la bombilla, ya que da más luz.

Así las cosas, si una bombilla con 20 LEDs tiene material activo de baja densidad, al arruinarse uno de ellos, el resto lo harán de forma progresiva, lo que acortará el tiempo de vida. Por eso, en almacenes genéricos, es más probable que encontremos LED de baja densidad, que sí, serán más baratos, pero no durarán mucho.

Potencia en Lúmenes

Primero, es justo explicar que los vatios que explican lo que consume una bombilla de electricidad, y en este caso, los lúmenes indican la cantidad de luz que generan. Es aquí donde las LED toman ventaja, ya que son pocos vatios para muchos lúmenes lo que ayuda a un 80% de ahorro de electricidad.

Por ejemplo, una bombilla LED de 12W, equivale a unos 850 lúmenes y sustituye a una bombilla de 60W.

Así las cosas, mientras que las luces Incandescentes van de 30W a 75W; las de Halógeno van de 25W a 60W; las Fluorescente de 8W a 17W; mientras que las LED van de 3W a 12W.

Ángulo de apertura

Estas especificaciones son más sencillas, ya que por ejemplo, si contiene un ángulo menor a 40º, será una iluminación de foco, lo cual reduce el espacio que ilumina. A su vez, si el ángulo es más abierto de 120º, tendrá mayor alcance al iluminar.

La temperatura

En este caso, se define como el color con el que la bombilla iluminará, la cual es medida en grados Kelvin. Existen tres tipos de temperaturas: Blanco frío, que se refiere a 5800K, es la luz blanca más intensa; Blanco Puro, que tiene 4500K, equivale a intensidad media; y Blanco Cálido, entre los 3000K, es de ambiente, dando un color naranja.

Entonces, por ejemplo, si se necesita iluminar un garage, lo mejor sería elegir una bombilla de Blanco Frío, con mayor capacidad.