3 Reglas para la conexión a tierra de las instalaciones eléctricas

Se puede recibir choque eléctricos en su mayoría de las veces fatales a causa de las tensiones utilizadas en las instalaciones eléctricas residenciales. El tocar un interruptor o una terminal de salida no es el único camino por el que se puede recibir un choque. Una sección de aislamiento dañada puede originar un contacto entre un conductor desnudo y la cubierta protectora de metal. En dicho caso si no se toman las precauciones adecuadas, la cubierta de metal se encuentra a tensión con respecto a la tierra.

Toda posibilidad de situación peligrosa se puede eliminar mediante la interconexión de todas las cubiertas de metal de los aparatos electrodomésticos  y todas las cajas y gabinetes de la instalación eléctrica como pueden ser los gabinetes para interruptores automáticos, los compartimentos para motores y cualquier otra cubierta de metal en el sistema eléctrico local.

Si un conductor cualquiera se pone en contacto con una de estas cubiertas de metal, se producirá una condición de corto circuito. El interruptor automático que protege el circuito derivado se abrirá, y la tensión peligrosa será inmediatamente eliminada. No se puede dejar de hacer caso al corto circuito que produjo la condición peligrosa, porque la energía no puede ser restablecida hasta que se ha ubicado y eliminado el contacto del conductor y la cubierta.

Este método de protección a los choques eléctricos debe ser utilizado en todas las instalaciones eléctricas. Se logra siguiendo en forma cuidadosa unas pocas reglas simples:

  1. Cualquiera que sea el tipo de energía eléctrica que se esté distribuyendo, el cable neutro del circuito de alimentación debe estar conectado a la tierra lo más cerca posible de la acometida eléctrica. Esta conexión se efectúa usando una varilla con núcleo de acero y superficie de cobre sumergida a una profundidad no menor a 2.40 m en la tierra; esta electrodo de puesta a tierra se debe complementar interconectándolo con otras opciones como los tubos metálicos para agua, las armazones de acero en los edificios y las varilla empotradas en concreto.
  2. Una vez que el conductor neutro está conectado a tierra entra en la caja del interruptor principal sin sufrir ningún corte o interrupción y debe continuar su camino hacia el centro de carga en el interior de la vivienda. Tanto él como todas sus extensiones deben ser siempre identificadas por un aislamiento color blanco o gris. Debido a que este conductor está conectado a todas las cargas, transporta corriente eléctrica, pero está unido a un potencial de tierra o potencial cero. Este conductor desemboca en la barra de neutros en el interior del centro de carga.
  3. A partir de la barra de neutros en el centro de carga, y utilizando un conductor de color verde o un conductor desnudo, se deben interconectar todas las cubiertas protectoras de metal, todos los gabinetes, y todos los contactos de la instalación eléctrica que cuenten con terminal de tierra. Si bien este cable verde está conectado al mismo potencial de tierra que el conductor neutro, nunca se utiliza para conducir corriente eléctrica.

Información extraída de: http://instalacioneselctricasresidenciales.blogspot.com/2009/10/tres-reglas-para-la-correcta-conexion.html